La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), planea advertir que la vacuna contra COVID-19 de Johnson & Johnson puede aumentar el riesgo de una rara afección neurológica conocida como síndrome de Guillain-Barré, esto según información publicada por The New York Times.

Según la publicación, que cita a fuentes familiarizada con el tema, este sería otro revés para la vacuna de J&J, que ha sido dejada de lado en Estados Unidos debido a problemas de fabricación y una pausa temporal por seguridad a principios de este 2021.

El diario estadounidense cita: “Aunque los reguladores han descubierto que las posibilidades de desarrollar la enfermedad son bajas, parecen ser de tres a cinco veces más altas entre los receptores de la vacuna Johnson & Johnson que entre la población general de Estados Unidos, según personas familiarizadas con la decisión”.

The New York Times indica que funcionarios federal identificaron aproximadamente 100 casos sospechosos de enfermedad de Guillain-Barré entre los receptores de la vacuna Johnson & Johnson a través de un sistema de monitoreo federal que depende de los pacientes y los proveedores de atención médica para informar los efectos adversos de las vacunas.

Apunta que “los informes se consideran preliminares. La mayoría de las personas que desarrollan la enfermedad se recuperan”.

No obstante, según The New York Times, la FDA concluyó que los beneficios de la vacuna para prevenir enfermedades graves o la muerte por COVID-19 superan con creces cualquier peligro, pero planea incluir la advertencia en las hojas informativas sobre el medicamento para proveedores y pacientes.

La doctora Luciana Borio, ex científica en jefe interina de la FDA durante la administración del presidente Barack Obama, citada por el New York Times, dijo que “no es sorprendente encontrar este tipo de eventos adversos asociados con la vacunación”.

Agregó que los datos recopilados hasta ahora por la FDA sugirieron que los beneficios de la vacuna “continúan superando ampliamente los riesgos”.

A través de un comunicado emitido el lunes, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades indicaron que los casos se han reportado en su mayoría aproximadamente dos semanas después de la vacunación y principalmente en hombres, principalmente de 50 años o más.

Apenas la semana pasada, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) advirtió también a médicos y pacientes sobre un posible vínculo entre la vacuna de AstraZeneca y el síndrome de Guillain-Barré (GBS).

La EMA detalló que por el momento “ni confirma ni descarta” esa relación, pero alertó de los signos y síntomas que se pueden presentar para un diagnóstico y temprano tratamiento.

Fuente:Forbes/

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *