Veracruz, Ver.- Momentos de tensión y drama se vivieron en Veracruz, luego de registrarse un choque de un autobús de pasaje con dos autos particulares, en la avenida Diaz Mirón, el cual ocasionó un importante embotellamiento en la vialidad.

De acuerdo con el relato del conductor del autobús y un auto modelo Chevrolet Sonic, el incidente inició cuando el camión se metió en el carril del auto, lo que ocasionó que el conductor rebasara y frenara frente al autobús varias veces, mientras este los esquivaba.

Al llegar cerca de la esquina de Díaz Mirón y la avenida Bolívar, el auto Chevrolet intentó cerrarle el paso al camión, el cual al esquivar, golpeó a otro vehículo que intentaba incorporarse al carril, lo que provocó que también chocara con el auto que perseguía al camionero.

Al momento del choque, el camionero y el primer conductor se insultaron mutuamente y se amenazaron con golpearse, pero no sucedió.

Al arribar elementos de la Policía Estatal para tomar conocimiento de los hechos, el conductor del segundo vehículo, un auto Renault, argumentó que tenía que recoger a su hermano en la terminal de autobuses ADO e intentó dejar la escena del accidente, dejando incluso parte del auto en el pavimento.

El auto se detuvo en el semáforo, y fue alcanzado por policías en motocicleta, debido a que al no tener culpa del choque, el camionero debía pagar los daños del vehículo, a lo cual el mismo había accedido de forma inmediata, pero el dueño del Renault insistía en irse.

Los oficiales cerraron el paso al conductor para evitar que se fuera, y insistir de forma constante en ir por su hermano, los Policías lo invitaron a salir del vehículo, sin que fuera retenido.

Los policías inspeccionaron ligeramente el auto, encontrando entre los asientos una botella de licor abierta y a medio consumir, por lo que procedieron a revisar al hombre, de aproximadamente 60 años.

De forma paralela, la esposa del segundo conductor argumentó a los Policías y reporteros que se encontraban bien físicamente, solo con ligeros golpes, sin embargo, luego de estar varios minutos detenidos, la mujer se tornó molesta con su esposo, a quien culpó de todo lo sucedido.

Minutos más tarde arribó un perito de Tránsito quien entrevistó a los tres conductores, quienes confirmaron los hechos, aunque se presume que el señor que manejaba el vehículo Renault conducía sin papeles, además que la presencia de la botella en la cabina era sospechosa.

Hasta el momento no se confirmó si el hombre conducía en estado de ebriedad.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *