Ciudad de México.–  Guadalupe trabaja como conserje en un preescolar de la alcaldía Venustiano Carranza, donde también vive con sus dos hijos menores de edad. Por eso el lunes pasado no dudó en hacerles frente a los delincuentes que intentaron robar la escuela.

Pero la mujer no utilizó algún tipo de arma para lograr esto, solamente se armó de valentía y agarró una escoba y un rosario, objetos con los que logró ahuyentar a los tres sospechosos, quienes escaparon a bordo de un vehículo.

De acuerdo con lo narrado a las autoridades por la empleada del plantel, que se ubica en la colonia Arenal 1era Sección, ella se encontraba descansando junto a sus hijos, cuando alrededor de las dos de la madrugada escuchó un fuerte ruido que provenía de la entrada principal del Instituto educativo.

Al temer por su integridad y la de sus hijos, Guadalupe decidió salir a ver que sucedía. Pero antes agarró una escoba como método de defensa. Al irse acercando a la entrada principal la mujer escuchó voces, momento en el que comenzó a rezar con el rosario que colgaba de su cuello.

Cuando abrió el zaguán de la entrada principal, la conserje vio a dos mujeres y a un hombre que intentaban entrar a la escuela por un hoyo que habían hecho en la barda perimetral que rodea el plantel.

Los delincuentes al ver a Guadalupe subieron a un automóvil y emprendieron la huida. La mujer llamó a la directora del plantel y junto a sus hijos se trasladó a la agencia del Ministerio Público para denunciar lo ocurrido.

Fuentes de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de la Ciudad de México refirieron a La Silla Rota que el hoyo que hicieron los presuntos ladrones alcanzó un diámetro de aproximadamente un metro.

VAN 332 ESCUELAS ASALTADAS EN LA CDMX 

El regreso a clases en escuelas de la Ciudad de México, convocado por el gobierno capitalino, se dio entre escuelas afectadas por robos y vandalismo

De marzo de 2020 al 15 de mayo de este año, la Fiscalía General de Justicia (FGJ) capitalina se han iniciado 332 carpetas de investigación por hurtos al interior de instituciones educativas que van desde jardín de niños hasta universidades, de donde los criminales hurtaron material didáctico esenciales para el desarrollo de las clases, como computadoras, proyectores e incluso inmobiliario.

Fuentes de la institución aseguraron que en más del 90 % de los casos no se detuvo a los responsables y tampoco se pudo recuperar los objetos sustraídos, mismos que en su gran mayoría fueron donados a los planteles por empresas privadas.

En algunos de los expedientes se lee que en la gran mayoría de los robos las personas que se dedican al cuidado de las escuelas fueron testigos de los hechos, pero al no contar con un arma de fuego y al ser superado en número, preferían no intervenir en el atraco.

Uno de los últimos hurtos de los que tomó conocimiento la FGJ fue el que ocurrió en el CENDI de Santa Cecilia, Tláhuac, donde los delincuentes rompieron una ventana para irrumpir y robarse material didáctico.

Del centro educativo fueron robados reproductores de video, pantallas, y bocinas, según consta en la carpeta de investigación CI-FITLH/TLH-2/UI-3 S/D/00995/05-2021, donde también quedó asentado que los hechos ocurrieron el 13 de mayo pasado.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *