El obispo de la diócesis de Veracruz, Carlos Briseño Arch, informó que ya se vacunó contra el COVID-19.

Luego de que le aplicaron la dosis, comentó que sintió un poco de dolor en el hombro pero se ha sentido bien.

Agregó que de los sacerdotes en la ciudad de Veracruz, alrededor del 30 al 40 por ciento son adultos mayores, sin embargo desconoce si ya fueron vacunados.

Briseño Arch, afirmó que en un futuro la vacuna podría ser obligatoria para cuando se tenga que viajar o acudir a hacer algún trámite.

Briseño Arch, asegura que reflexionó y todo lo que sea para la protección de las personas, sirve y hay que usarlo.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *