Este 2021 hemos tenido varios impactos de ciclones tropicales en nuestro país, especialmente en el Pacífico, a pesar de estar presente ya La Niña. En próximos días otra tormenta o huracán podría ser amenaza para costas del Pacífico, pero la incertidumbre de sus efectos es alta.

Estamos cursando las últimas semanas estadísticas en que se presenta gran actividad de ciclones tropicales en la cuenca del Pacífico o Atlántico, y este año las costas del Pacífico han resultado con mayores efectos, siendo 4 los sistemas que tocaron tierra (Dolores, Nora, Olaf y Pamela), favoreciendo lluvias torrenciales, inundaciones, ríos desbordados y pérdidas humanas. Recordando, es común en cada octubre que los sistemas formados al sur de Chiapas, Oaxaca o Guerrero tiendan a moverse paralelos a costas, curvando hacia algún punto del país.

Desde el domingo 17 de octubre, el Centro Nacional de Huracanes (NHC) comenzó la vigilancia de una zona con potencial de desarrollo ciclónico al sur de la República Mexicana, mientras los modelos indicaban que este fin de semana próximo podría evolucionar a una depresión o tormenta tropical, llevando el nombre de Rick. Aún no se puede definir su intensidad máxima o trayectoria exacta que llevaría, pero aquí se mostrará los escenarios probables del fenómeno.

El NHC ha otorgado hasta un 80-90% para que la perturbación (posible etiquetada como 92-E) actualmente localizada al sur del Golfo de Tehuantepec, evolucione a depresión tropical este viernes-sábado y a tormenta el mismo sábado o domingo, tomando el nombre de Rick, cuando se movería en dirección oeste-noroeste, llegando al sur de Guerrero. A partir de aquí, comienza a haber diferencias en las soluciones de modelos numéricos, ya que algunos lo acercan al país y otros lo alejan.Varios impactos directos ha tenido las costas del Pacífico mexicano, y parece que otra se puede presentar con el posible nuevo ciclón durante el fin de semana; debemos estar preparados.

El posible ciclón podría estar inmerso entre sistemas de alta presión en direcciones este-oeste, teniendo hacia el norte una débil vaguada polar, afectando inicialmente a su rapidez de desplazamiento y después tendería a cruvar en hacia algún estado costero del occidente o sur mexicano. El sistema podría formarse entre el viernes 22 o sábado 23 y es cuando el panorama sería más certero, ayudando a la toma de decisiones y alertar a la población de la región.

Si bien, es incierto asegurar lo que ocurrirá, actualmente se pueden destacar escenarios que el sistema podría tener. El primero consiste en un movimiento inicial paralelo a costas del Pacífico sur, curvando hacia el norte y noreste, aproximándose entre JaliscoNayaritSinaloa o Baja California Sur, debido a una circulación anticiclónic elongada (dorsal) desde el Caribe.

El segundo sería un tanto similar, pero el anticiclón del Caribe se queda en península de Yucatán y la vaguada al sur de USA se combina, “jalando” al ciclón para ingresar entre GuerreroMichoacán o Colimael tercero (menos probable por ahora) es que se mueva paralelo a costas hacia aguas abiertas del Pacífico. De estos tres, el menos probable es el último, y se disputan los primeros dos para quedarse uno como el definitivo.

¿Por qué no se puede asegurar un escenario con días de anticipación? El movimiento de ciclones tropicales depende de los patrones de presión atmosférica, los cuales varían notablemente a partir de 3 días en adelante y se combinan con otros factores. Mientras el sistema no esté formado, los modelos NO tienen un punto de partida exacto y sólo están estimando (adivinando) su comportamiento; aun así, existe un 25% de error en la franja de impacto. Por ahora, la población de Guerrero a Jalisco debe estar muy pendiente y estar lista ante cualquier emergencia; estaremos informando los cambios a través de Meteored.

#Meteored

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *