En Latinoamérica se dispone de decenas de millones de vacunas de AstraZeneca contra COVID-19 que están guardadas en almacenes. Un laboratorio argentino está fabricando 18 millones de dosis cada mes.

Sin embargo, por ahora no pueden utilizarse por falta de insumos básicos como filtros, bolsas estériles, viales o excipientes biológicos en el laboratorio de México, que está encargado de terminar el producto.

Esta vacuna contra la COVID-19, que se produce en una factoría bonaerense del empresario argentino Hugo Sigman y es financiada por la fundación del empresario mexicano, Carlos Slim, se ha visto frenada por un problema mundial de desabastecimiento.

Hugo Sigman considera que habrá que seguir esperando hasta el mes de abril.

Cabe recordar que la farmacéutica AstraZeneca renunció hace casi un año a obtener beneficios de su vacuna mientras durara la pandemia y, a través de la Fundación Bill Gates, buscó filántropos que asumieran los altos costes de producción.

Fuente:ElPaís/

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *