Aunque el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, aseguró desde hace meses que no tienen vacunas contra covid guardadas en los refrigeradores, la realidad muestra algo distinto. El gobierno tiene más de 10 millones de dosis rezagadas, que son el 21.26% de las que se han recibido. 

Otro detalle interesante es que en vez de disminuir, la acumulación de vacunas  se quintuplicó en cinco meses, pues han aumentado las entregas, pero el proceso para aplicarlas no va al mismo ritmo. 

E-Consulta revisó los datos que publica cada tarde la Secretaría de Salud sobre la vacunación contra el virus Sars-CoV2 y detectó que hasta el jueves tenía sin utilizar 10 millones 433 mil 353 dosis de los 49 millones 066 mil 815 que han llegado desde el 24 de diciembre del año pasado. 

Hasta este miércoles, que son los datos más recientes del proceso, se habían aplicado 38 millones 633 mil 462 vacunas a 26 millones 886 mil 856 mexicanos, el 58% con esquema completo y el 42% a la espera de la segunda dosis. 

El rezago en la vacunación muestra que más de una quinta parte de las dosis que los laboratorios han entregado a las autoridades no han podido llegar a la población para protegerla contra el coronavirus. 

La acumulación de vacunas se ha dado de manera paulatina, por ejemplo, el 2 de marzo ya había 2 millones 108 mil 340 dosis sin utilizar, pero hasta ese momento se habían recibido 4 millones 691 mil 775 y aplicado 2 millones 583 mil 435. 

En un mes la cifra de rezago se triplicó, pues al corte del 2 de abril había 6 millones 011 mil 474 dosis a la espera de ser aplicadas. De un total de 14 millones 675 mil 920 que habían llegado al país, se utilizaron 8 millones 664 mil 446. 

A principios de mayo las vacunas rezagadas se mantuvieron entre los 6 millones y 7 millones, pero a finales de ese mes se acumularon más de 9 millones de vacunas. 

Fue el pasado 15 de junio cuando se rebasaron los más de 10 millones de vacunas sin aplicar y con los embarques recibidos esta semana hasta el jueves la cifra aumentó a 10 millones 433 mil 353 dosis. 

«Desde el inicio de la vacunación poco a poco se ha ido ampliando la brecha entre dosis recibidas y dosis aplicadas, empezamos a ver que ya era un millón, dos millones, ha sido gradual, no fue de un momento para otro. Eso es ineficiencia en la logística de la distribución y aplicación de las dosis», señaló Arturo Erdely, doctor en Ciencias Matemáticas, quien ha dado seguimiento a las cifras de la vacunación contra covid.

EN MARZO, LÓPEZ-GATELL NEGÓ QUE HUBIERA VACUNAS GUARDADAS

El proceso de vacunación contra covid-19 arrancó el 24 de diciembre, México ha recibido 76 embarques con vacunas de seis diferentes laboratorios: Pfizer-BioNTech, AstraZeneca, Cansino Biologics, Sinovac, Sputnik V y Janssen. 

La controversia respecto a las cifras de vacunas que no se aplican comenzó en marzo pasado, cuando el subsecretario López-Gatell, salió a aclarar que no era que fueran guardando dosis. 

En la conferencia del 25 de marzo, fecha en que había 4 millones 514 mil 959 dosis sin aplicar, López-Gatell señaló: «La inquietud es pues aquí una diferencia de un poco más de 4 millones de vacunas, ¿dónde están? Y entonces empieza a crecer la especulación, empieza a crecer la distorsión de información y empieza a sembrarse una idea falsa, no documentada, producto de una intención deliberada de confundir a las y los mexicanos de que hay cuatro y medio millones de vacunas guardados en un refrigerador cuando podrían estar ya poniéndose en los poblados, en las ciudades, en las personas. No es así». 

En diversas ocasiones declaró que la diferencia entre las vacunas aplicadas y las que están disponibles es por el tiempo que éstas tardan en distribuirse hasta los puntos de vacunación y aplicarse, ya que hay zonas del país a donde es difícil que lleguen las brigadas correcaminos. 

Si bien en los últimos meses han aumentado los envíos de los laboratorios al país y también ha ido al alza la vacunación diaria, el problema es que no ha sido suficiente para evitar que se sigan acumulando dosis. 

Erdely indicó en entrevista con La Silla Rota que al revisar esta situación de dosis rezagadas, «sinceramente todo apunta a una logística deficiente, esto fue advertido desde antes que iniciara la vacunación, el gobierno dejó claro que iba a implementar una estrategia nueva en lugar de incrementar la experiencia y las formas tradicionales en México de realizar campañas de vacunación, en lo que se tenía experiencia de muchas décadas». 

A esto se suma que en las últimas dos semanas disminuyeron las dosis diarias aplicadas. El proceso se aceleró en la semana previa a las elecciones del 6 de junio. El 2 de junio se rompió el récord con un millón 064 mil 561 dosis aplicadas. 

Sin embargo, después de los comicios bajó el ritmo de vacunación. Erdely explicó que antes de las elecciones el promedio semanal llegó hasta 650 mil dosis diarias, pero ahora cayó a aproximadamente 385 mil. 

«Es evidente que disminuyeron el ritmo de vacunación y no por falta de vacunas, porque ahí están 10.4 millones ya recibidas», destacó el especialista.

El presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió a que para octubre, antes de que llegue la época invernal, todos los mexicanos ya iban a estar vacunados contra el virus Sars-CoV2, pero Erdely ve complicado que se pueda cumplir con esta meta. 

«No se ha cumplido una sola de las metas de vacunación, ni las que ha anunciado el presidente ni los funcionarios de Secretaría de Salud y esta tampoco creo que se va a cumplir», lamentó.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *