Coatzacoalcos, Ver.- El pequeño Jacob de siete años sigue grave, luego de que junto a su hermana de cinco años comieran un pedazo de pan que estaba envenenado. Ya cumplió veinticuatro horas internado en el Hospital Regional de Coatzacoalcos y continúa intubado sin presentar avances, reveló su madre la señora Hermila.

«Todo sigue igual, me dicen los doctores que esperemos, joven, y aquí estamos”, dijo la madre desconsolada.

Desde que se dio a conocer el caso de los dos menores que habitaban en la comunidad de San Antonio, en el municipio de San Pedro Soteapan, decenas de personas han mostrado empatía con la señora Hermila, madre de los menores.

Tal y como se dio a conocer en este medio, Adriana de siete años y Jacob de siete jugaban en el patio de su casa cuando encontraron la pieza de pan y lo mordieron. Adriana murió en el hospital de Tonalapa y Jacob se encuentra luchando por su vida en el Hospital Regional de Coatzacoalcos.

El caso ha sido difundido en medios de comunicación y redes sociales, por lo que desde la noche del jueves 24 de junio, cuando ocurrió la tragedia, decenas de habitantes de Coatzacoalcos han acudido a llevarle apoyos en efectivo, alimentos, ropa y hasta abrazos a doña Hermila, quien permanece afuera del nosocomio.

“Tenemos que ser solidarios, porque nadie esta exento de eso y pues aquí venimos, a aportar un granito de arena, hoy por ella mañana por nosotros”, expresó una señora que no quiso revelar su nombre.

La ayuda sigue fluyendo mientras que, en la comunidad de San Antonio, Adriana de cinco años es velada en su domicilio particular.

“Gracias a todos los que me han apoyado”, externó la madre.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *