El reciente censo de personas desaparecidas declaró oficialmente como «ubicados» a tres policías municipales de Úrsulo Galván, Veracruz que, durante más de una década, figuraban como víctimas de desaparición forzada. 

El anuncio, realizado a finales de 2023, ha generado controversia, pues las familias de los agentes desaparecidos insisten en que la información incluida en el censo respecto a sus seres queridos es falsa. 

Este 11 de enero de 2024 marca el aniversario número 11 de la desaparición de los policías de Úrsulo Galván, un recordatorio de la persistente lucha de sus familias por la verdad y la justicia.

Los policías, junto con otros compañeros raptados en el mismo episodio en 2013, han sido objeto de búsqueda constante en el municipio de Úrsulo Galván. 

‘PERSONAS UBICADAS’, CLASIFICACIÓN DOLOROSA QUE NO OFRECE RESPUESTAS

La categorización de «personas ubicadas» ha desatado críticas y cuestionamientos sobre la metodología del censo, evidenciando tensiones entre la realidad de las familias afectadas y la información oficial presentada por las autoridades federales.

Los tres policías municipales de Veracruz permanecieron 11 años como víctimas de desaparición forzada. 

Sin embargo, las familias de los agentes desaparecidos niegan rotundamente que sus seres queridos hayan sido localizados, calificando la información incluida en el censo federal como falsa.

Al referirse al censo, la secretaria de Gobernación, Luisa María Alcalde, expuso que se logró «localizar» a 16 mil 681 personas, ya sea mediante encuentros directos con servidores públicos, confirmación de defunción, hallazgo en cárceles o informes de autoridades locales sobre la conclusión de casos

Además, 26 mil registros carecen de datos suficientes para confirmar su veracidad o emprender la búsqueda, mientras que 17 mil 843 personas desaparecidas fueron recategorizadas como «Personas ubicadas».

La categoría «Personas ubicadas» implica que no han sido físicamente localizadas, pero se cuentan con datos que indican su supervivencia. 

Este concepto incluye a Luis Alberto Valenzuela González, Javier Araus Molina y Samuel Montiel Perdomo, policías municipales de Úrsulo GalvánVeracruz, que con otros cinco compañeros de corporación fueron raptados y desaparecidos por agentes estatales el 11 de enero de 2013. 

Las familias de estos agentes alegan que ninguna autoridad las buscó durante el censo, desacreditando cualquier información respecto a la supuesta ubicación de sus seres queridos.

La situación en Úrsulo Galván se remonta a 2013, durante la administración de Javier Duarte, cuando ocho agentes municipales fueron detenidos y desaparecidos por agentes de la Policía Estatal. 

La falta de una disculpa pública de Cuitláhuac García Jiménez y de un compromiso más sólido por parte de su gobierno ha generado descontento entre las familias, que continúan su lucha incansable por justicia.

#Duariodelistmo

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *