La activista por los derechos LGBTI+, Silvia Susana Mendoza Jácome, criticó que la Legislatura que está por terminar funciones este año, haya “doblado las manos” ante los “berrinches y pataletas” de grupos conservadores y con esto incumpliera su promesa de legislar en materia de matrimonios igualitarios a favor de este sector.

En entrevista en el marco de la marcha del orgullo LGBT, que se celebra este 28 de junio, Mendoza Jácome recriminó también que la ley de identidad de género que impulsan los colectivos no avance en el Congreso del Estado.

“Lo que debemos esperar y desear es que las diputadas y diputados cumplan con su responsabilidad y atiendan los reclamos de la ciudadanía y no se dejen presionar por estas posturas minoritarias de un sector conservador”, dijo.

Igualmente agregó que en el caso de los crímenes de odio deben implementarse de inmediato políticas públicas encaminadas a la prevención de estos y que, en caso de ocurrir, la Fiscalía General del Estado (FGE) haga su trabajo.

“Exigimos que se ponga un alto y que haya un trabajo de investigación serio y con pleno respeto a los derechos humanos”, acotó.

En ese mismo sentido se manifestó Marifer Armas quien dijo que espera que en unos años no haya necesidad de hacer marchas para lograr el reconocimiento de la comunidad.

Sin embargo, lamentó que el arraigo educativo que la sociedad arrastra desde hace decenas de años, complican más la aceptación a este sector, máxime que las personas en lugar de mantenerse ajenas a las condiciones de otros, buscan todo el tiempo emitir críticas que no les son solicitadas.

“Mucha gente tiene poca tolerancia, es de ‘me meto, discrimino, señalo’”, lamento la también activista.

Indicó que, si bien la lucha colectiva LGBT se ha centrado en buena medida en impulsar cambios a la legislación, en su caso pide que deje de criminalizarse a quienes, como ella, llevan formas de vida distintas al grueso de la población.

“Lo único que pido es que me dejen en paz, no tengo yo que estarme plantando para pedir una vivienda, seguro, nada, solamente quiero vivir como cualquier persona, simplemente eso”, dijo.

Por su parte, “Yuli” coincidió que la intolerancia “ha llegado a un punto en que ya estamos hartos de tanta violencia en nuestra comunidad”.

Por ello, ante los constantes insultos que se encuentran en las calles e incluso en sus áreas laborales, pidió “sanciones más severas” para quienes a la fecha continúan perpetrando manifestaciones de odio.

UV VULNERA DERECHOS DE COMUNIDAD

Previo a la realización de la marcha, una estudiante trans de la Universidad Veracruzana (UV) acusó que la escuela ha protegido a docentes que incurren en violaciones a los derechos de la comunidad.

Al respecto, criticó que la máxima casa de estudios aún mantenga en sus filas a docentes que vulneran los derechos de los estudiantes, pese a la existencia de protocolos que supuestamente buscan la igualdad de derechos.

“Los docentes no están capacitados, nos siguen revictimizando. Cuando una hace una denuncia dentro de estas instituciones, se nos revictimiza y nos mandan a Derechos Humanos como si nosotros fuéramos las culpables.

“Han existido denuncias donde dicen a las estudiantes que ellas se han buscado esto; entonces estamos en una problemática donde en ninguna institución, ni pública ni privada estamos seguras”, indicó.

Incluso, dijo que, sin necesidad de haber clases presenciales, los docentes siguen acosando a los alumnos “para hostigarles porque no se les pueden llamar de otra forma”.

Criticó que estos eventos se siguen suscitando porque existe todo un entramado de protección a los maestros que llevan a cabo estas prácticas “y esto no es una casualidad, es toda una violencia patriarcal”.

La alumna añadió que si bien no tienen una cifra exacta de cuántos casos han ocurrido en el último año, se han documentado varios y en todos ellos, la UV se mantiene en la postura de criminalización contra las víctimas.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *