Fue en el año 2013 cuando el Papa Francisco se encontró con Vinicio Riva, un hombre enfermo al cual el recién nombrado sucesor de Pedro abrazó durante una audiencia el 6 de noviembre.

Este momento tal vez hubiera pasado desapercibido, de no ser porque Vinicio sufría una enfermedad llamada neurofibromatosis, un trastorno genético que provoca el crecimiento de tumores en diversas partes del cuerpo, incluido el rostro.

La imagen de Francisco abrazando durante varios minutos a Vinicio y darle su bendición conmovió a todos en ese momento, cambiando por completo la vida de este hombre quien falleció el día 10 de enero en un hospital de Vicenza, Italia.

Vinicio Riva: un momento que cambió su vida

La cercanía del Papa con las personas enfermas ha sido algo permanente durante su pontificado; en el caso de Vinicio, este relató en entrevista para una revista que tras el abrazo de Francisco le fue un poco más fácil ´llevar las penas´ que su enfermedad le causa.

Vinicio agradeció el gesto del Papa a pesar de su condición, que si bien no es contagiosa en muchas ocasiones causa repudio por lo extraño de las protuberancias sobre su cuerpo; «me acercó y me abrazó fuerte, me dio un beso en el rostro».

«Mi cabeza estaba contra su pecho y sus brazos me acogían. Me abrazó fuerte, fuerte«, recordaba Vinicio, quien no pudo decir nada durante el minuto en que Francisco lo abrazaba, pero que para él ´fue una eternidad´.

Desde ese momento, Vinicio Riva afirma que le fue más fácil afrontar la fibromatosis tipo 1, conocida como enfermedad de Recklinghausen, que padecía desde que tenía 15 años de edad. Vinicio Riva dejó este mundo a los 58 años.

En los útlimos años, la salud del Papa Francisco se ha visto mermada por diversos problemas que lo han llevado incluso al hospital, donde no ha dejado de lado su acercamiento con las personas enfermas y con los más necesitados.

#Imagendelgolfo

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *