La inflación anual en México se colocó en 7.12 por ciento en la segunda quincena de marzo, su menor nivel desde la segunda mitad de enero del 2022 y por debajo de lo esperado, debido sobre todo a la disminución en el precio del gas LP y la electricidad, con lo que ligó cuatro periodos de relajación.

Sin embargo, aún está muy lejos de la meta, por lo cual se mantiene la expectativa de que el Banco de México (Banxico) aplique un nuevo aumento en la tasa de referencia la semana próxima de al menos de 25 puntos base, para ubicarse en 11.25 por ciento, con el fin de contener la escalada de precios.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó que en la primera mitad de marzo los precios al consumidor subieron 0.15 por ciento, menor al 0.26 por ciento previo por el mercado y sumó cuatro quincenas de retrocesos.

Refirió que los productos con mayores precios al alza en los primeros 15 días de marzo son transporte aéreo 17.96 por ciento, limón 15.29 por ciento, restaurantes y similares 0.56 por ciento, servicios turísticos en paquete 4.86 por ciento y tortillas de maíz 0.70 por ciento.

En contraste, los que tuvieron las mayores disminuciones son gas doméstico LP 2.43 por ciento, jitomate 4.75 por ciento, pollo 1.13 por ciento, nopales 14.40 por ciento y huevo 1.15 por ciento.

Así, la inflación a tasa anual se desaceleró de 7.48 por ciento en la segunda quincena de febrero pasado a 7.12 por ciento en la primera mitad de marzo, su cuarto lapso consecutivo de retroceso y su menor nivel desde la segunda quincena de enero del 2022, cuando se ubicó en 7.01 por ciento. Sin embargo, la inflación anual registró 49 quincenas por arriba del rango objetivo del Banco de México (Banxico), de 3.0 por ciento, más/menos un punto porcentual. 

INFO LA RAZON

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *