“¡Llévele!, ¿qué buscaba?, ¿qué le damos ?, ¿algo para el Gol, espejos, rines, algún neumático?”, así es como casi un año después de los cateos y el aseguramiento de decenas de locales ubicados en la zona de la 46 Poniente, conocida por la venta de autopartes robadas, ya vuelve a operar, sin que en la zona exista vigilancia policiaca.

Luego de que el 6 de julio de 2022, autoridades ministeriales de la Fiscalía General del Estado de Puebla (FGE) con el resguardo de policías municipales y estatales implementaran por más de una semana cateos a varios talleres, bodegas y comercios dedicados a la tapicería de vehículos, venta de autopartes y diversos artículos, este medio llevó a cabo un recorrido por el citado punto con el fin de saber cuántos inmuebles siguen asegurados y cuáles han sido reabiertos.

En el sitio, desde la calle 11 Norte y avenida 46 Poniente, se puede observar inmediatamente a un grupo de aproximadamente 15 hombres, algunos ofertando artículos y otros más simplemente desarrollando actividades de vigía.

Al avanzar tan solo unos metros, uno puede ver a varios hombres más que rodean los vehículos para querer venderles alguna autoparte a bajo costo.

Conforme uno circula por toda la avenida 46 Poniente, el escenario se repite, sujetos distribuidos a lo largo de la avenida hasta antes de llegar al bulevar Norte, ofertando llantas, defensas, lunas.

Mientras la mayoría de los locales ya lucen abiertos, incluso aquellos que en su momento fueron sellados por la Fiscalía de Puebla, unos cuantos aún siguen asegurados por la institución procuradora de justicia.

Por ejemplo, sobre la misma 46 Poniente, al menos cinco inmuebles siguen cerrados y sellados; en la esquina de la calle 17 Norte y bulevar Carmen Serdán se detectó que en un local los sellos fueron removidos, pero el sitio continúa sin actividad comercial.

Otros cuatro inmuebles, pero sobre la calle 19 Norte entre las avenidas 44 y 46 Poniente, siguen sin operar.

A la vista de todos y ya sin el menor temor a ser vistos por las autoridades policiacas, la zona de la 46 Poniente, objeto de múltiples cateos y que incluso en su momento, el hoy extinto gobernador Miguel Barbosa Huerta, expresó su deseo de que fuera expropiada al igual que el mercado de “La Cuchilla”, con el fin de terminar con diversos delitos y cambiar su uso de suelo, regresó a la normalidad.

Este medio también confirmó que en el sitio es nula la presencia policiaca.

Zona de operativos

Como antecedente, esta zona ha sido blanco de múltiples operativos en los que se han logrado el aseguramiento de toneladas de autopartes de dudosa procedencia, recordando aquí algunas de esas acciones.

El 9 de marzo de 2011, en el que participaron las fuerzas estatales, incluso con el apoyo de agentes federales, al final reportaron 20 toneladas de autopartes decomisadas, mismas que los comerciantes no pudieron demostrar su legal procedencia; en el dispositivo fueron detenidas 53 personas. Dicha acción fue encabezada por el entonces titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Ardelio Vargas Fosado.

En esa ocasión, los comerciantes aseguraron que su mercancía era “legítima” y tras protestas les fue devuelta parte de la misma, además de ser liberados los detenidos.

Tras lo anterior, el 2 de mayo del mismo año, nuevamente hizo presencia la Policía Estatal en la zona de “La 46” para verificar locales, apoyados por inspectores de la Secretaría de Finanzas y de Protección Civil.

Dos años después, el 16 de mayo de 2013, se llevó a cabo otro fuerte operativo, en el que se reportó un decomiso de 2 mil autopartes de dudosa procedencia.

Para el 7 de octubre de 2013, con apoyo de Normatividad Comercial del Municipio de Puebla y Comercio Exterior de Finanzas del Estado, se realizó la clausura de 2 negocios y el embargo de mercancía de manera precautoria.

En el negocio “Auto Protección Total” se solicitó documentación de la mercancía que se comercializaba, sin que pudiera comprobarse la procedencia legal de 10 rines deportivos, 2 llantas con rin, 11 llantas nuevas, 9 llantas usadas, 12 faros, 5 espejos con luna, 3 calaveras, 1 fascia y 1 cuarto.

En aquel momento dos establecimientos: “Importadora de Autopartes Carman” y “Autopartes Usadas Morris”, fueron clausurados por personal de Normatividad al no contar con licencia de funcionamiento.

Además, se supervisaron cuatro establecimientos donde se revisaron más de 300 documentos entre facturas y pedimentos a través de sistemas remotos conectados con el SAT.

Los días 29, 30 y 31 de mayo de 2015 autoridades de los tres niveles del gobierno, efectuaron otra acción en la que reportaron que pusieron a disposición de las autoridades 1 mil 632 autopartes de dudosa procedencia.

Antes de que terminara su mandato, Rafael Moreno Valle ordenó otro operativo en 2016, donde a un solo comerciante le decomisaron mercancía de cuatro contenedores de tráileres, sin embargo, el dueño comprobó ante las autoridades federales y estatales la legalidad de las piezas al mostrar su respectiva factura, aún así, el empresario afectado solo pudo rescatar el 70 por ciento de las piezas incautadas, porque el resto de las autopartes las rompieron los policías y “nunca hubo reembolso”.

Durante el periodo de Gali Fayad no se llevó a cabo ningún operativo, al igual que en su corto paso por la gubernatura de la finada esposa de Rafael Moreno Valle, Martha Erika Alonso, del 14 al 24 de diciembre de 2018; ni de Jesús Rodríguez Almeida, del 24 de diciembre de 2018 al 21 de enero de 2019.

En el periodo de Guillermo Pacheco Pulido, del 21 de enero de 2019 al 31 de julio de 2019, se realizó un operativo el 24 de junio, en el que se decomisaron cinco mil 706 autopartes de dudosa procedencia y una motocicleta, durante una acción en la que participaron las policías Estatal, Municipal, de la Fiscalía General del Estado y el Ejército, al conformar el llamado Grupo de Coordinación Territorial para la Construcción de la Paz (Grucopa).

Hace un año decomisaron 220 toneladas de autopartes

Tras varios días de hermetismo sobre el megaoperativo que duró más de una semana, el día 25 de julio de 2022, el fiscal del estado Gilberto Higuera Bernal señaló que el saldo de los cateos realizados el año pasado, “preliminarmente” fue el aseguramiento de 21 locales y el decomiso de 220 toneladas de autopartes de dudosa procedencia.

Sobre el tema, El Sol de Puebla solicitó una postura al líder de comerciantes de la zona, para conocer su opinión respecto a la recuperación de varios locales y el motivo por el cuál varios más siguen asegurados y sellados por la Fiscalía de Puebla.

Además se le preguntó si continúan siendo víctimas de las supuestas extorsiones de las que hace tiempo acusaron; sin embargo, al cierre de la edición, no se obtuvo ningún tipo de respuesta ni por llamada, ni vía WhatsApp

#Elsoldepuebla

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *