“La interculturalidad nos muestra cómo, desde las lenguas originarias, es posible enseñar otras formas de vivir, la importancia de reconocer las diferencias culturales, así como aquello que podemos aportar para el cuidado del entorno”, mencionó Erasmo Rodríguez López, estudiante de la Universidad Veracruzana Intercultural (UV-Intercultural), sede Las Selvas.

El joven, quien cursa la Licenciatura en Gestión Intercultural para el Desarrollo, trabaja con estudiantes de telesecundaria de la población El Aguacate, municipio de Hueyapan de Ocampo, métodos educativos que promueven el rescate y la revalorización de los conocimientos locales.

Erasmo Rodríguez relató que la pandemia de la COVID-19 afectó en gran medida a los chicos de la telesecundaria citada, ya que muchos carecían de acceso a internet, lo que dificultó su proceso de aprendizaje.

Ante ello, propuso métodos de enseñanza basados en un enfoque intercultural que mejoraran la convivencia entre los alumnos, algunos de los cuales tenían sentimientos negativos como enojo o tristeza a raíz de la pandemia.

Compartió que representó un reto llegar a la telesecundaria en que se formó y trabajar con los que fueron sus docentes, quienes pensaban que un enfoque intercultural se restringe a hablar la lengua materna y enseñarla a sus alumnas y alumnos.

“Expliqué a los maestros que el aprendizaje intercultural aborda aspectos más profundos que se pueden entender desde las lenguas originarias, pero sin dejar de lado el español”, comentó.

Entre las dinámicas que usa se incluyen juegos que evitan el aburrimiento en los alumnos y los motivan a ser más participativos, además de lluvias de ideas en las que se rescatan saberes locales y se construye conocimiento.

Erasmo Rodríguez manifestó que llevar a cabo este proyecto le ha brindado mucha experiencia, pero a su vez dejado interrogantes sobre qué enfoques utilizar en un futuro.

Espera desarrollar una guía para que docentes y personas que se desempeñan en el ámbito educativo puedan implementar talleres participativos que aborden ejes como el cuidado del agua y el medio ambiente, los derechos de los adolescentes, la salud sexual y reproductiva, y la recuperación de historias locales a través de la tradición oral.

“Al egresar, deseo desenvolverme como gestor intercultural, y mostrar que para aprender es fundamental incluir el conocimiento de las personas a quienes se enseña”, concluyó.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *