El terror se adueñó de la noche cuando tres jóvenes a bordo de una motocicleta sufrieron un accidente en la carretera Cárdenas a Villahermosa. La angustia quedó grabada en sus rostros mientras intentaban despegarse de algo que no podían ver.

Instantes antes, en ese mismo lugar, un hombre había sido despedazado por varios vehículos, y los restos esparcidos sobre el asfalto se convirtieron en una trampa mortal para los motoristas.

El reloj marcaba las nueve de la noche cuando aquel hombre encontró la muerte de manera violenta. La oscuridad se cernía sobre la carretera, y los vehículos que circulaban por ella no podían ver qué era lo que aplastaban.

Fue entonces cuando los hermanos Gustavo Alonso y Cristian González García, de 18 y 22 años respectivamente, se dirigían hacia su destino acompañados por Valeria del Carmen Bolaina. Sin previo aviso, algo provocó que la motocicleta se patinara y los jóvenes cayeran al suelo, rodando entre los restos humanos.

La escena era dantesca. Los jóvenes, aturdidos y heridos, intentaban asimilar lo que había ocurrido. La imagen de los restos humanos pegados a su ropa era insoportable. Fueron trasladados a un hospital para recibir atención médica, pero el trauma de aquella noche se quedó grabado en sus mentes para siempre

#Tabasco hoy

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *