Productores de ganado, denunciaron que en el municipio de Las Choapas, operan bandas delincuenciales que utilizan tecnología de punta para robar por docenas las reses que son sacadas de los establos.

Los ´cuatreros modernos´ equipados con vehículos aéreos no tripulados o drones, demuestran su capacidad económica y de infraestructura en su búsqueda de ganancias ilícitas.

La operación de esta banda se ha vuelto cada vez más sofisticada, aprovechando las ventajas de la tecnología, a través de cámaras aéreas los criminales realizan un reconocimiento detallado desde lo alto, vigilando los ranchos donde planean cometer el robo. 

Desde el cielo, pueden contar el ganado, identificar puntos débiles en la seguridad, trazar rutas de escape y planificar cómo evitar posibles cercos de seguridad.

Lo más sorprendente es la capacidad de estas bandas para llevarse grandes cantidades de ganado en tan solo un par de horas y sin que nadie se percate de la operación criminal. 

En algunos casos, han robado hasta 30 cabezas de ganado en una sola incursión, esto no solo requiere de una logística  cuidadosamente planificada, sino también el uso de camiones para transportar a los animales robados.

Otra táctica empleada por los delincuentes es cortar la cerca y arrear al ganado a través de ranchos, caminos y veredas hasta llegar a lugares donde los resguarden antes de su venta en el mercado negro

En el último año, se calcula que más de 200 cabezas de ganado han sido robadas, causando pérdidas millonarias en el sector,  algunos rancheros han informado pérdidas de hasta 450 mil pesos en una sola noche debido al abigeato.

Incluso, en las denuncias presentadas ante la FGE, se reportó el robo de un toro con valor de 50 mil pesos, además de otras vacas, por lo que el monto final de lo robado puede superar los 180 mil pesos. 

Las investigaciones han revelado pistas que apuntan a la complicidad entre las autoridades policíacas del estado con estas bandas de abigeatos, ya que no hay personas detenidas, a pesar que en el lugar se han encontrado restos de bestia mular y caballos utilizados para guiar al ganado a través de caminos que conectan a los ranchos, hasta llegar a las granjas de acopio donde se planea su destino final.

Lo que es aún más preocupante es la percepción de que algunas autoridades ministeriales y de la policía estatal podrían estar coludidas con estas bandas delictivas, debido que no se puede entender la movilidad de tantas reses sin que ninguna autoridad se entere. 

En el ejido Las Choapas, ubicado cerca del basurero municipal y el camino que lleva a Ceiba Blanca, los robos son constantes por lo que ante esta situación, los ganaderos comienzan a organizarse para tomar medidas sustanciales que pongan fin a esta ola de abigeato

Por esa razón ya se están considerando la implementación de vigilancia nocturna por parte de ellos mismos debido que ya se han percatado que los robos se realizan a varios kilómetros a la redonda de un sector.

Los afectados, dijeron que la pregunta ahora es que si las autoridades finalmente responderán a esta llamada de auxilio y se unirán a los esfuerzos de los ganaderos para poner fin a esta oleada de robos.

#Diariodelistmo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *