Orizaba, Ver.- Un mal tratamiento médico a un ciudadano en el Centro Oncológico de Córdoba, servicio subrogado del IMSS, ha provocado que éste haya perdido la voz y su vida esté en riesgo.

Juan Salvador García Quintero Mármol refirió en un documento leído por un acompañante, ya que él perdió la voz, que hace algún tiempo fue diagnosticado con un tumor cancerígeno en la garganta, por lo que fue enviado a ese centro para ser tratado.

Dicho tratamiento consistía en radioterapia en 3D, con el cual el tumor tendría que desaparecer; sin embargo recibió uno en 2D y sin caso protector.

Posteriormente se le dijo que el tratamiento no había dado resultado, pero al indagar se enteró que no fue el correcto, que el equipo de ese lugar es obsoleto y que así como a él, a otros pacientes les han dicho que no funcionó porque el mal estaba muy avanzado y su cuerpo no respondía, cuando en realidad no hay bitácora de mantenimiento al equipo ni supervisión.

Señaló que posteriormente se tuvo que someter a una traqueotomía para poder seguir respirando y si quiere vivir tendrá que ser intervenido quirúrgicamente para que le quiten la laringe, aunque se quedará sin voz.

Agregó que hoy pide una sanción para los doctores del Centro Oncológico de Córdoba, Mario A. Díaz y el doctor Cerón, que ese centro sea supervisado y/o clausurado para que no le causen más daño a alguien y que lo indemnicen con 500 mil pesos, pues él dependía de su agencia de mercadotecnia, a través de la cual obtenía ingresos mensuales por 8 mil pesos.

Mencionó que hoy está en manos de los médicos del IMSS de Orizaba, a quienes les agradece su atención por darle una esperanza de vida.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *