Los gobiernos de México y Estados Unidos protagonizaron un nuevo choque, ahora relacionado con empresas e inversiones, y en particular por Calica, filial de Vulcan Materials Company.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador pidió que se investigue por daño ecológico a esta firma estadounidense que opera en Quintana Roo, y en respuesta, el secretario de Estado de EU, Antony Blinken, advirtió que ese caso podría tener un “efecto paralizante” en las inversiones estadounidenses en nuestro territorio, que “debería ser preocupación real para el Gobierno federal en México”.

Esto ocurre en vísperas de que un panel de controversias prepare una resolución sobre el caso.

López Obrador hizo un llamado al panel internacional para que, antes de tomar una resolución, revisen el “daño ecológico” que provocó Calica en la zona de Playa del Carmen, e incluso ilustró el caso al presentar un video en el que se aprecia que la compañía utiliza explosivos para extraer piedra caliza, lo que, se mencionó, causa un daño ecológico al litoral del Caribe mexicano, con la destrucción de manglares y otros efectos.

“Yo hago un llamado a quienes forman parte del panel que está resolviendo esta controversia con la empresa estadounidense y el Gobierno de México. Les hago un llamado atento, respetuoso. Desde luego, acatamos lo que ellos dictaminen, resuelvan; se va a acatar.

“Pero sí me gustaría, me gustaría mucho que conocieran el territorio, que conocieran la destrucción, el ecocidio que causó esta empresa estadounidense, cómo devastaron zonas naturales de manglares, pero en una superficie amplia, y cómo inclusive afectaron zonas arqueológicas sin ninguna limitación”, enfatizó.

Señaló que el conflicto se originó por la decisión de su Gobierno de impedir la sobreexplotación de un banco de grava propiedad de la empresa estadounidense.

“Y lo que quisiera es que no resolvieran los encargados de este panel en escritorio, que visitaran la zona, porque es ecocidio. Entonces, como la empresa es muy poderosa. Bueno, imagínense, para que senadores del Partido Republicano estén tratando el asunto. A ver si no les da pena y vergüenza a esos senadores”, denunció.

El pasado 14 de marzo, marinos y soldados mexicanos tomaron el control de Puerto Punta Venado, concesionado por 32 años a Calica, debido a que la compañía se negó a brindar servicios a la mexicana Cemex.

“Todo eso es un banco de material, lo que era Calica, lo sacan por el puerto. Bueno, lo sacaban, está clausurado y tenemos denuncia, y por eso han surgido ambientalistas como hongos después de la lluvia. Porque el puerto tiene que ver con la Marina. Y hay un juicio, un proceso legal entre Calica y Cemex, y ya los jueces le autorizaron a Cemex el que pueda utilizar el puerto”, justificó respecto de la toma del puerto.

Sin embargo, en EU no fue bien vista la decisión mexicana. El secretario Blinken advirtió que la decisión podría paralizar las inversiones estadounidenses en México. Por segundo día consecutivo, ahora al comparecer ante la Cámara de Representantes, Blinken hizo una defensa de la compañía estadounidense.

“La posibilidad de que un caso como éste tenga un efecto paralizante para lograr una mayor inversión o participación de nuestras empresas al ver lo que está sucediendo debería ser preocupación real para el Gobierno federal en México”, advirtió Blinken, al referirse a la filial de Vulcan Materials.

De acuerdo con el secretario, el tema ha sido abordado con el mandatario mexicano, pero los últimos acontecimientos resultan preocupantes.

“Estoy muy preocupado por el trato justo hacia nuestras empresas en México, tanto en términos del entorno más amplio en el que están operando, y que es algo en lo que nos hemos involucrado repetidamente con el Presidente López Obrador, pero también estoy muy preocupado por la situación de Vulcan Materials”, dijo a los representantes.

En contrastante con este diferendo, ayer el Ejecutivo federal difundió en Twitter dos reuniones de carácter privado que sostuvo con el sector empresarial, ante quienes presumió “las inmejorables oportunidades para México”.

Primero participó en el Décimo Octavo Encuentro de Padres e Hijos Empresarios, organizado por el dueño de Grupo Carso, Carlos Slim. En la foto que acompañó el mensaje, realiza la presentación de la inversión extranjera en México al cuarto trimestre de 2022, en que se alcanzaron 35 mil 292 millones de dólares.

El segundo encuentro se realizó en Palacio Nacional, donde recibió al presidente del fondo de inversiones estadounidense BlackRock, Larry Fink: “En ambos casos hay amistad y coincidimos en las inmejorables oportunidades para México”.

INFO LA RAZÓN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *