Veracruz, Ver.- A los 25 años María fue diagnosticada con Virus del Papiloma Humano (VPH), cuando el doctor le comunicó que tenía que hacerse una colposcopia para descartar que su caso no fuera grave, las primeras emociones que experimentó fue incertidumbre, miedo, angustia y enojo.

Saliendo del ginecólogo lo primero que hizo fue reclamarle a su entonces pareja, pues creía que él era el culpable, ya que tenían una relación estable y no había tenido contacto con ninguna otra persona.

«Yo andaba mal, andaba alterada, primero le reclamé a mi novio, lo vi como culpable, después le pedí disculpas cuando me di cuenta que yo no tenía bien esa información de quién me había contagiado, porque los síntomas del VPH pueden tardar años en presentarse», comentó.

María recuerda que aquel día se sentía muy triste, creía que el virus le iba arruinar la vida, cómo se lo iba a contar a su familia, el sentimiento de impureza en cuestión de su salud se iba a ver afectado, como si no tuviera arreglo y hubiera quedado contaminada de por vida, narró.

«Yo me llegué a sentir culpable, un poco pensando que tal vez esto estaba pasando porque yo estaba teniendo promiscuidad o algo así, ya cuando pasaron los años me di cuenta que no, pero estos estigmas que tenemos los pone la sociedad», dijo.

Ahora con mayor información y con un panorama más amplio puede analizar mejor su experiencia, ver que a muchas mujeres se les inculca un miedo, una culpa por el hecho de tener varias parejas sexuales y no solo una.

También se sobrepuso a todos los señalamientos que en aquellos años se les atribuía a las enfermedades de transmisión sexual.

«Ahora ya no lo veo como algo tan grave, si creo que necesitamos cuidarnos, pero por todo, siempre hay que cuidarnos en muchos sentidos por cualquier enfermedad, me doy cuenta que todas las personas estamos expuestas porque basta tener un solo encuentro sexual», comentó.

El caso de María no fue grave, puesto que existen cerca de 150 virus, de los cuales aproximadamente 35 se asocian con lesiones tanto benignas como malignas (cáncer), según datos de la Secretaría de Salud.

Pese a campañas Veracruz mantiene cifras de cáncer y contagios

Rossana Inés Castellanos Oliveros, Química Farmacobiologa de profesión, quien hace 30 años comenzó a realizar las primeras campañas de prevención del VPH en el sector de Salud en distintas comunidades del estado, asegura que pese a todos los trabajos realizados la incidencia de Cáncer Cervicouterino se mantienen.

En su mayoría por los estigmas y prejuicios que se atribuyen en la sociedad y sobre todo a las mujeres.

Los primeros retos a los que se enfrentó su equipo en las comunidades fueron los tabúes que conlleva el chequeo médico, un paso importante para la detección temprana del virus y evitar que se convierta en un tumor maligno.

En lo que va del 2021, de acuerdo a los últimos datos del Boletín Epidemiológico de la Secretaría de Salud de la semana 20, en el estado de Veracruz se registraron 160 casos de VPH en hombres y mujeres.

En el 2020 el estado cerró con un total de 289 casos, para el 2019 estaba en 712 personas que habían contraído el virus, en todos los diagnósticos fueron las mujeres quienes presentaron una mayor incidencia.

Para el caso de detección de Cáncer de Útero las cifras en el 2021 arrojan un total de 116 mujeres con este padecimiento, en 2020 fue de 247 y en el 2019 hubo 328 diagnósticos de tumores malignos en el útero.

El cáncer de cuello uterino (CCU) es considerado un problema de salud pública. En México, desde el año 2006, es la segunda causa de muerte por cáncer en la mujer.

Anualmente se estima una ocurrencia de 13,960 casos en mujeres, con una incidencia de 23.3 casos por 100,000 mujeres.

Castellanos Oliveros mencionó que existen más de 100 tipos de virus asociados al VPH, pero solo 35 de ellos son catalogados como malignos o benignos, de estos solo 2 tipos son de alto riesgo y se han encontrado cáncer.

«Los virus de bajo riesgo son aquellos que nunca se han encontrado en lesiones con cáncer (…), aunque tengan el virus de alto riesgo no implica necesariamente que tengas cáncer, son muchos factores los que influyen y que no se sabe bien qué detona que el virus que está dentro de la célula empiece a generar unas proteínas que hacen que las células no se muera, quiere decir que este ciclo de muerte de las células se vea afectado», explicó.

Detalló que los virus de bajo riesgo no se deben de tratar con ninguna cirugía, entre el 80 y 90 por ciento de las mujeres logra eliminar el virus sin ningún tipo de tratamiento, pero las que lo padecen deben de estar en constante chequeo para asegurarse que desaparezca por completo y no se vuelva un tumor maligno.

8 de cada 10 mujeres tuvo, tiene o padecerán VPH

La especialista indicó que en la actualidad es muy frecuente la detección del virus en mujeres con edades muy tempranas, por el inicio de la vida sexual y la falta de uso de preservativos como el condón.

Esto aumenta la tasa de contagios en las personas, dijo que se estima que 8 de cada 10 mujeres pueden llegar a tener, tienen o tuvieron algún tipo de VPH, aunado a eso la falta de cultura de prevención que hay, aumenta las probabilidades de padecer cáncer.

«Si hacemos nuestra revisión cada año, es una forma de protegernos, no hay otra forma de saber más que tomando la muestra», aseguró.

Rossana Inés Castellanos Oliveros recomendó que es importante tratar a tiempo el VPH antes que se desarrolla en cáncer, así como las personas deben de cuidar su sexualidad y protegerse, acudir a revisión para descartar cualquier otra enfermedad de transmisión sexual.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *