Un templo prehispánico o teocalli se encontraría en la cima del cerro de San Miguel y debajo de la construcción de la capilla dedicada al arcángel de ese nombre en Atlixco, Puebla, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Por medio de un comunicado el INAH señaló que existen vestigios que harían realidad las leyendas de un supuesto templo que la localidad afirmaba que existía antes de la llegada de los españoles.

“Hasta la fecha, no se habían realizado exploraciones arqueológicas que demostraran o refutaran dicha creencia; no obstante, en recientes trabajos de salvamento arqueológico… Se hallaron vestigios que confirman, en este caso, la veracidad de dichas leyendas”, detalló el INAH.

Sobre las obras a las que se hace referencia y en donde se habrían encontrado estos vestigios se trata de la renovación de iluminación de la capilla de San Miguel Arcángel realizadas por la Secretaría de Infraestructura del Gobierno de Puebla y el Ayuntamiento de Atlixco.

Durante estas obras, el Centro INAH Puebla decidió investigar el atrio de la capilla entre julio y agosto 2023 con la realización de una serie de sondeos en su interior y exterior, donde pudieron localizar capas gruesas de rellenos constructivos, hechos con tierra y piedras, detalló el organismo.

“Estos rellenos fueron un esfuerzo de los pobladores del antiguo señorío de Cuauhquechollan -nombre nahua de Atlixco, el cual significa ‘el lugar del águila del plumaje precioso’- para nivelar la cima rocosa de este monte de origen volcánico, el cual tiene una peculiar forma piramidal”, describe el comunicado.

Al indagar en estos rellenos se encontraron fragmentos de vasijas de barro, diversas herramientas y ornamentas de piedra que habrían sido utilizadas durante el primer milenio de nuestra era y que corresponden al periodo Preclásico Tardio al Posclásico Temprano mesoamericano, estiman los investigadores.

Después de este primer resultado se decidió realizar un pozo más, por lo que se excavó en el atrio de la iglesia al norte de la capilla, y, a unos 25 centímetros bajo el nivel actual del atrio, se pudo encontrar un piso de cal y arena de origen prehispánico que se encontraba delimitado por un muro de piedras pegadas con lodo.

90 centímetros debajo de ese muro de piedras se descubrió un segundo piso, lo que permitió a los arqueólogos afirmar la presencia de un templo prehispánico y que este habría sido construido en dos etapas. Los vestigios como el muro de piedras se muestran deteriorado a causa del paso del tiempo como de la misma construcción de la capilla.

Se desconoce el dios asociado al templo del cerro de San Miguel

Los trabajos en el cerro y capilla de San Miguel estuvieron coordinados por Miguel Medina Jaen y Carlos Cedillo Ortega, arqueólogos del INAH y con la colaboración de la arqueóloga Elvia Cristina Sánchez, quienes señalaron hasta el momento se desconoce el dios o divinidad asociada al templo.

Al respecto, citaron fuentes históricas entre ellas “Monarquía Indiana” por Fray Juan de Torquemada como la tradición oral de los pobladores, quienes señalan que a las deidades a las que se rendía culto pudieron ser Quetzalcóatl, Tláloc o Macuilxóchitl, este último uno de los patrones del juego, la danza, el placer y las fiestas.

Mayores pistas sobre la deidad a la que se encuentra dedicada el templo podrían encontrarse bajo la capilla virreinal de San Miguel, añadieron los arqueólogos. De parte del INAH destacaron que el descubrimiento ayuda al fortalecimiento de la identidad de las y los atlixquenses.

#Elsoldepuebla

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *