Un evento violento que provocaría miles de muertes y torturas y sumergiría al país en una cruenta dictadura que duró hasta 1990


El 11 de septiembre de 1973 Chile vivió uno de los episodios más oscuros de su historia. El general Augusto Pinochet, instigado por la cúpula militar chilena, la oligarquía empresarial, las fuerzas políticas conservadoras y el gobierno de Estados Unidos, decidió dar un golpe de Estado contra el gobierno del izquierdista Salvador Allende, quien al verse acorralado por las tropas decidió suicidarse ese mismo día.
Un evento violento que provocaría miles de muertes y torturas y sumergiría al país en una cruenta dictadura que duró hasta 1990.

Durante su dictadura, e inspirado en la teoría de libre mercado de los “Chicago Boys”, Pinochet aplicó el modelo privatizador neoliberal bajo el cual Chile vivió años de estabilidad económica y una aparente prosperidad, que después de su muerte y al pasar los años se vio que era un espejismo que escondía grandes desigualdades económicas.


En este episodio, en medio de las conmemoraciones por los 50 años de ese hecho trascendental para la izquierda latinoamericana, analizamos el crecimiento de la derecha y ultraderecha chilenas cuando, paradójicamente, gobierna la izquierda heredera de Allende, así como el crecimiento en el último año de las voces que justifican o de plano niegan la violencia de la dictadura y reivindican sus supuestos logros, en medio de un Chile polarizado que puja por hacer memoria.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *